Los profesionales del SISCAT dan el primer paso para la mejora de sus condiciones laborales

15 diciembre 2020
Enfermera habla con una mujer en una residencia de mayores en plena crisis del COVID 19

El Sindicato de Enfermería SATSE Cataluña, junto a las formaciones CCOO y UGT, ha denunciado el texto del II Convenio colectivo del trabajo de los hospitales de agudos, centros de atención primaria, centros sociosanitarios y centros de salud mental concertados con el Servei Català de la Salud.

SATSE Cataluña ha decidido dar este paso para “poder sentarse a negociar e iniciar las negociaciones para mejorar unas condiciones laborales que están provocando un gran malestar en todo el colectivo de enfermeras”. Como eje vertebrador de sus quejas el Sindicato plantea la presión asistencial creciente, un problema que afecta al trabajo y a la salud de los sanitarios, pero también al servicio que está recibiendo el usuario.

Cuidar a quién nos cuida

“Es esencial que se establezcan unos ratios de enfermera / paciente adecuados y que además desaparezcan los contratos temporales y a tiempo parcial, para que cada enfermera tenga un número de pacientes razonable a su cargo y los pueda atender con la calidad que se merecen” explican desde SATSE. El Sindicato argumenta que lo que piden “es el establecimiento de unas condiciones de trabajo que permitan cuidar de la salud de los profesionales que son la columna vertebral del sistema”. SATSE recuerda que “somos personas, no máquinas y si no se cuida de los sanitarios, no podremos tener cuidar a los demás”.

En cuanto al tiempo trabajado durante su jornada, las enfermeras piden que se los reconozca el tiempo de solapamiento de turnos. “Necesitamos como mínimo un cuarto de hora para explicar a la enfermera que trabajará en el siguiente turno todo el que necesita saber sobre nuestros pacientes. Si ella empieza a las tres y yo me marcho a las tres, tan solo lo podemos hacer aportando sistemáticamente nuestro tiempo personal” reclaman.

“Las direcciones esperan que no tengamos vida personal, contratando a tiempo parcial, viniendo antes o saliendo después y supeditando todo lo que nos rodea a las exigencias del centro en el que trabajamos” protestan. Por eso piden mejorar y aplicar medidas que faciliten la conciliación de la vida personal y familiar.

En este sentido también recuerdan que hay muchas enfermeras de primaria que se ven obligadas a hacer las visitas domiciliarias utilizando su vehículo personal. SATSE exige que sea la empresa la que facilite un transporte seguro que permita  el correcto transporte de material sanitario y muestras, al mismo tiempo que “no ponga en riesgo la salud de nuestras familias”.

Mejorar las retribuciones

Otra razón por la cual el Sindicato ha decidido denunciar el II Convenio es para poder negociar una mejora retributiva, que “esté de acuerdo con la responsabilidad que tienen las profesionales enfermeras, el papel central que tienen dentro de la sanidad y los riesgos para su propia salud a los que se enfrentan a diario”. En este sentido SATSE quiere que se implemente un plus de peligrosidad puesto que “ha quedado sobradamente demostrado que hay un riesgo para nuestra salud al desarrollar el trabajo de enfermera”.

Además, el Sindicato pide que los profesionales “no sigan pagando la mala gestión del dinero que hacen los centros” y reclama que sus DPO (Dirección por Objetivos) estén vinculadas exclusivamente a su rendimiento y no al equilibrio presupuestario de la empresa. Este complemento, ha recordado el Sindicato SATSE Cataluña, es una parte especialmente importante del sueldo de una enfermera y cuando no se recibe supone un porcentaje de pérdida de ingresos mayor que la de otros estamentos.

Inicio de las negociaciones

Una vez denunciado el texto se tendrán que iniciar las negociaciones para llegar a un acuerdo entre los representantes de los trabajadores y las patronales. El Sindicato SATSE Cataluña recuerda que “en su momento ya dijimos que continuaríamos luchando para mejorar las condiciones de las enfermeras de la concertada y ahora estamos dando el golpe de salida para que esta lucha quede formalizada en un nuevo documento regulador de nuestro trabajo”.