SATSE reclama en la UE que se eviten los riesgos del uso de fármacos peligrosos

19 febrero 2018
No te la juegues con los medicamentos peligrosos

Sólo en el 47 por ciento de los centros sanitarios españoles existe un protocolo que obligue a la utilización de un sistema cerrado de preparación y administración de medicación peligrosa, según el Informe del Observatorio de Bioseguridad.

El Sindicato de Enfermería, SATSE, está impulsando, a través de la Confederación Europea de Sindicatos Independientes (CESI), que la manipulación y administración de fármacos peligrosos se convierta en una línea estratégica de actuación a nivel europeo en el ámbito de la salud laboral, tras seguir constatando que en los centros sanitarios españoles aún no se cumplen todas las medidas preventivas necesarias para evitar problemas de salud entre las enfermeras y enfermeros.

SATSE, que ocupa una Vicepresidencia en CESI, lleva años demandando, tanto a la Unión Europea como a las administraciones españolas, que se aborde con seriedad la problemática de los riesgos derivados del uso de fármacos peligrosos por parte de los profesionales sanitarios, especialmente por los de Enfermería, ya que son los que con más frecuencia manipulan los mismos (fragmentación de comprimidos, apertura de ampollas, extracción de viales, etc.). Riesgos que incluyen que los profesionales puedan desarrollar algún tipo de cáncer o sufrir malformaciones o abortos en caso de embarazo.

Al respecto, la organización sindical recuerda que las enfermeras y enfermeros manejan distintos medicamentos peligrosos que son de uso común en numerosas unidades y ámbitos sanitarios, tanto en los centros hospitalarios como en Atención Primaria y en los domicilios. Entre los medicamentos más conocidos, pero no los más frecuentes en su uso, se encuentran los citostáticos, habituales en el tratamiento del cáncer y que se utilizan cada vez más en otros muchos ámbitos, como en Hematología o Reumatología.

Con el objetivo común de prevenir este tipo de riesgos, SATSE participará en la campaña “Trabajos Saludables: Alerta frente a sustancias peligrosas 2018-19”, que desarrollará el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo, a partir del mes de abril, bajo el patrocinio de la Agencia Europea para la Seguridad y Salud en el Trabajo.

SATSE colabora de manera habitual en otras campañas que desde la Red Europea se vienen promoviendo en los últimos años relacionados con la seguridad y la salud de los profesionales, en una clara apuesta por mejorar los ambientes de trabajo donde las enfermeras realizan su labor asistencial.

Desde la Unión Europea se recomienda que, para la manipulación de estos fármacos, las distintas Administraciones pongan a disposición de los profesionales los Equipos de Protección Individual (EPI) necesarios y que la transferencia de fármacos se realice en un sistema cerrado, además de contar con formación e información suficiente.

Sin embargo, según el informe del Observatorio de Bioseguridad y Salud Laboral, realizado por la Mesa de la Profesión Enfermera (SATSE y Consejo General de Enfermería), sólo en el 47 por ciento de los centros sanitarios existe un protocolo que obligue a la utilización de un sistema cerrado de preparación y administración de medicación peligrosa.  En aquellos centros donde sí existe ese protocolo, resulta especialmente llamativo el desconocimiento respecto al sistema utilizado, ya que el 53 por ciento no sabe qué tipo de sistema se utiliza para la administración de medicación peligrosa.

Además, el mismo informe detalla que en más de la mitad de los centros no se ha realizado una evaluación de los riesgos laborales que asumen las enfermeras y enfermeros que manejan productos citostáticos, exponiéndose a graves consecuencias para su salud.

Ante esta realidad, SATSE se ha fijado como objetivo permanente el lograr reducir al máximo este tipo de riesgos, concienciando a profesionales y administraciones mediante sucesivas campañas sobre las medidas preventivas necesarias y los riesgos existentes. En esta misma línea de trabajo, desde el Sindicato se viene instando a los delegados de prevención y en los Comités de Seguridad y Salud a que se compruebe si se están adoptando todas las medidas oportunas, y que, en caso de no hacerlo, se dirijan a las gerencias sanitarias para exigir que se pongan en práctica.