SATSE apoya las reivindicaciones de las matronas del Hospital Arnau de Vilanova

26 enero 2011

El Sindicato de Enfermería SATSE ha querido apoyar a las quejas de las comadronas del Hospital Arnau de Vilanova, en Lleida. Las profesionales han denunciado que existe una carencia “importante” de personal y que las instalaciones y los recursos estructurales son “inadecuados y obsoletos”. Por todo esto, las comadronas consideran que no pueden “garantizar la calidad asistencial óptima para las gestantes que se encuentran a nuestro servicio”. 

  • Facebook
  • Twitter
  • google+
  • linkedin
  • email

Barcelona, 26 de enero del 2011 – Las comadronas han hecho llegar reiteradamente sus protestas a la dirección y, además, realizan una queja escrita cada vez que consideran que el número de profesionales por turno es demasiado bajo para poder “garantizar una calidad asistencial óptima para las gestantes”. El Sindicato de Enfermería opina que “no se puede ignorar  la llamada de atención que están haciendo estas profesionales, que sólo piden las condiciones óptimas para llevar a término su trabajo”.

En una carta dirigida a la dirección del centro, las comadronas explican que en algunos turnos sólo trabajan dos comadronas, número que está muy por debajo del mínimo de cinco que establece el Plan Estratégico del Departamento de Salud de la Generalitat de Catalunya. Una de las afectadas explica que la cantidad de partos en el hospital ha subido un 50% en la última década pero que el número “efectivo” de profesionales es aproximadamente el mismo desde hace diez años. La enfermera asegura que la carencia de personal “podría afectar la seguridad de los partos” puesto que si todas las comadronas disponibles están atendiendo partos “no podemos estar pendientes de las mujeres que se quedan solas en la sala de dilatación y por lo tanto, es imposible valorar si el parto evoluciona correctamente o no”. Esta presión asistencial se ha agravado puesto que, de un tiempo a esta parte, se está pidiendo a las comadronas que además de encargarse de las gestantes, hagan la atención de emergencia a cualquier mujer que viene al hospital con una urgencia ginecológica.
En estas condiciones, las profesionales afirman con pena que no pueden cumplir algunos objetivos que marca la Consejería de Salud y el propio hospital, como  son promover las donaciones de sangre de cordón o atender al parto natural. Aun cuando consideran que estos servicios son positivos para las pacientes y la sociedad “representan una carga de trabajo importante difícil de lograr entre dos comadronas, puesto que la mayoría a veces que se nos plantean estas situaciones, debemos priorizar la urgencia y la atención al parto sobre otras cuestiones menos vitales”.

Según el Sindicato de Enfermería SATSE, “es una lástima que se esté hablando de una cartera de servicios que en realidad no se pueden ofrecer por falta de personal”. Un ejemplo de esto, es la posibilidad de parir de forma natural en una bañera, opción que teóricamente ofrece el hospital. La instalación fue inaugurada en febrero del 2009 y las comadronas afirman que desde entonces como mucho se ha utilizado una decena de veces porque “este tipo de parto necesita una atención individualizada y personal (una comadrona por partera)”, cosa que es imposible con tanto poco personal.

Desaliento del personal

Según las profesionales “se crea una sobrecarga de trabajo que ocasiona un desgaste importante entre el personal del área de partos” y esto provoca una rotación muy alta entre los trabajadores de este servicio. Una de las enfermeras explica que en una revisión hecha por la Unidad Básica de Prevención  del mismo hospital, la médica informó que el 90% de las comadronas tenían síntomas de estrés. La profesional expresa su desaliento y se lamenta de la actitud de la dirección que no trabaja por mejorar la situación puesto que “el trabajo sale igual, la calidad de los partos no les importa”.

  • Facebook
  • Twitter
  • google+
  • linkedin
  • email