SATSE denuncia que el Hospital del Parc Taulí está “infradotado e infrafinanciado”

24 enero 2018

“El personal está roto" asegura Manolo Jiménez, representante de SATSE en el Parc Taulí de Sabadell, un centro que ha descrito como “el patito feo de la sanidad catalana”. Con la epidemia de gripe, las urgencias del hospital están atendiendo una media de 500 usuarios al día, casi triplicando la capacidad de lo planificado para sus instalaciones. Lamentablemente, la saturación no es excepcional en este centro y SATSE denuncia que el Taulí “se encuentra en una situación crítica permanente”, ya que atiende a una población que supera “con creces” su capacidad. 

valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
Haz tu comentario

"Es un hospital infradotado para la enorme cantidad de población que tiene asignada” explica Manolo Jiménez que añade que el hospital cuenta con una infradotación de personal. 

Las cifras 

El Hospital del Parc Taulí atiende a una población de medio millón de personas y cuenta con una cama de agudos por cada mil habitantes. En cambio, en la cercana población de Terrassa, son dos centros (la Mutua y el Hospital de Terrassa) los que atienden conjuntamente a una población de referencia similar y realizan una actividad parecida, pudiendo ofrecer 1,7 camas de agudos por cada mil habitantes. Cabe destacar que ambos números son muy inferiores a la media catalana, que ronda en torno a las 2,5 camas por mil habitantes.   

“Hemos de colocar a pacientes de todas las edades, muchos de ellos mayores de 80 años, en sillas, donde pasan noches con el suero puesto" explica Manolo Jiménez y asegura que hay días en que la espera mínima llega a las seis horas. Como ejemplo de atención en situación límite el representante explica que las urgencias cuentan con 35 boxes para casos graves (nivel II) y que en los últimos días están albergando hasta 80 pacientes.  

 

Ampliar y financiar: la solución

Desde SATSE en el Parc Taulí se explica que el hospital ha ido creciendo en población atendida y actividad, manteniendo las mismas dimensiones pero perdiendo al mismo tiempo camas y personal. Como resultado las urgencias se colapsan de forma sistemática ya que la falta de camas de hospitalización hace que los pacientes que esperan ser ingresados deban permanecer en urgencias. Los profesionales de urgencias ven así doblado su trabajo, debiendo atender tanto las urgencias propiamente dichas, como el cuidado más propio de hospitalización que requieren aquellas personas que ya debieran estar ingresadas.  

"Estamos agotados. Se llora de cansancio mientras se atiende en los servicios. Hay mucho personal del servicio de urgencias de baja porque ya no puede más. Esto no puede seguir así ", concluye Jiménez que pide más recursos materiales, humanos y una mayor financiación para su centro.  

Las reivindicaciones de los trabajadores se centran en tres ejes: aumentar el personal, ampliar las urgencias existentes y construir un edificio nuevo. Según Jiménez existe un proyecto para ampliar en dos plantas el edificio actual, aumentando la capacidad en 84 camas, pero el representante de SATSE cree que esto es insuficiente. “Hace falta invertir, porque necesitamos un edificio nuevo, con quirófanos, UCI y servicios centrales que permita liberar espacios para poder trabajar en condiciones” afirma Jiménez. 

Añade tus comentarios

Debes estar identificado para subir comentarios

Comentarios (0)

No hay ningún comentario